top of page

CÓMO EMPEZÓ TODO

Una mirada detrás de toda la historia.

20246247_10211969564667674_4390571321348044759_n_edited.jpg

Como amantes del ciclismo, es una oportunidad única para compartir nuestra pasión con compañeros de la enfermedad que se están recuperando o curando de un cáncer.

En marzo de 2017 me diagnosticaron linfoma (linfoma no Hodgkin) y por suerte un tratamiento de 6 quimios fue suficiente para tratar la enfermedad. No tengo que explicarle a nadie que esto realmente le hace algo a una persona, tanto mental como físicamente, y por eso decidí volver a andar en bicicleta después de un período de casi 20 años sin bicicleta. El hecho de que tengo un hermano que está muy involucrado en las carreras me dio un empujón extra para empezar de nuevo.

Durante los tratamientos de quimioterapia me dio la fuerza para poner mi mente en cero y ciertamente no rendirme. No es fácil encontrarse una y otra vez contigo mismo, confrontarte con los límites de tu cuerpo debilitado. Quieres subir esa pendiente (¡montaña!) de una vez y hace falta constancia y fuerza de voluntad para no rendirte después de tener que bajar por enésima vez porque no puedes llegar a la cima. Se necesita sangre, sudor y lágrimas - y un vocabulario de maldiciones muy rico J - para no rendirse y subir la ascensión día a día y seguir llegando  un poco más sin bajar de la bicicleta teniendo que subir apagado. Son esas pequeñas victorias diarias sobre ti mismo, tu cuerpo y tu moral las que hacen que tu lucha brille una y otra vez y hacen que esa primera montaña sin parar sea tan eufórica y hermosa. ¡Bicicleta y lucha en todos los sentidos!

Por ejemplo, en mayo de 2018 subí con mi bicicleta el Teide de Tenerife, una subida sin parar de 35 km. Ese fue el reto que me propuse cuando volví a andar en bicicleta. Y así sucedió. Aunque a paso lento,   conquisté mi montaña y me di cuenta de que había esperanza y sobre todo la creencia de que esta lucha conmigo mismo y con mi bicicleta me hizo más fuerte y resistente.

El gusanillo del ciclismo me atrapó.

 A través de estos acontecimientos y algunos eventos emocionales en el ámbito privado, se filtró la idea de mudarse a España. Estábamos completamente cansados de la vida ajetreada y apresurada en Bélgica, queríamos poder disfrutar más de lo que la vida tiene para ofrecernos hoy y no posponer todo para "cuando estemos jubilados". No pospongas la vida, no hay garantías.

Continuamos construyendo nuestra nueva vida. El cáncer lamentablemente cierra puertas, también económicamente. Aunque aporte toda su carrera a la seguridad social, etc., el cáncer puede darle elogios. Literal y figurativamente. Recibe poca o ninguna ayuda de instituciones financieras, centros de atención y organizaciones benéficas conocidas.

Según esas instituciones de cuidado, el hecho de que yo tuviera un seguro de hospital privado de repente resultó ser un enorme lujo y no era elegible para recibir asistencia financiera. Mucho bla, pero cero acción; estábamos solos.

Como resultado, mi idea creció para hacer algo por los compañeros de sufrimiento que se enfrentarían a los mismos obstáculos. Después de contarle a Jens De Roock de VelosolCycling mi idea y mis planes, también se mostró muy entusiasmado por ayudarme con esto. Se organizaron sesiones de lluvia de ideas, se llevó a cabo mucha deliberación y ponderación y, con el aporte creativo adicional de mi esposa, Sandra, nuestro proyecto fue tomando forma gradualmente.

Pasó de buscar un nombre, idear un eslogan, proponernos a nosotros y nuestro proyecto, el contexto del sitio web, desarrollar más la idea, diseñar un equipo de ciclismo, etc. hasta hacer realidad este hermoso proyecto.

  • Por qué elegirnos :

Nuestro objetivo es montar en pequeños grupos en el entorno natural de tráfico calmado del verde valle de Jalón con sus colinas y montañas circundantes que atraen la imaginación ciclista. Montar en un grupo pequeño lo hace mucho más agradable y seguro para los participantes y supervisores. También hace que los participantes sean menos anónimos y les da la oportunidad de montar a su propio ritmo e intercambiar experiencias con otros compañeros de sufrimiento.

Además, también podemos ofrecer alojamiento a nuestros ciclistas aquí en el Valle de Jalón. De esta forma, evitamos el tráfico intenso y, a veces, peligroso a lo largo de las carreteras costeras que conducen a nuestro Valle de Jalón y ahorramos el ajetreado viaje hacia y desde Calpe.

Como resultado, estamos en la zona ciclista verde y montañosa desde el inicio de los paseos, lo cual es una ventaja adicional si desea disfrutar de la paz y la naturaleza. Otra ventaja es que, a pesar de un viaje más corto, todavía podemos ir tan lejos o incluso más lejos en el hermoso interior, ya que ahorramos fácilmente 30 km de ida y vuelta a Calpe. 30 km que podemos adentrarnos en el hermoso interior, en definitiva, ¡disfrute más en la región más saludable de la Costa Blanca!

Por supuesto también podemos ir en bicicleta con grupos más grandes, pero luego tenemos que salir de Calpe todos los días por falta de hoteles en Jalón.

bottom of page